El día de tu Boda vivirás momentos increíbles que desearás que no pasen jamás, instantes que te harán reír de una felicidad extrema y llorar con una ternura sin igual.
Cada palabra, cada gesto, irá encaminado a que te sientas feliz y las sonrisas se derrocharán por doquier.
En esos momentos, quizás, no seas consciente de lo que esta sucediendo, pero a medida que pasen las horas sentirás que el reloj ha decidido acelerar las manecillas a su voluntad. Y después… llegará el después, y los recuerdos serán el legado de un día tan especial.
Los Recuerdos son un viaje al pasado que recorre el camino que nunca más se ha de pisar y las Fotografías el billete, la entrada de la memoria para volver a andar los propios pasos, una ligera maleta de color de rosa donde conservar cada risa, cada ilusión, cada emoción…
Tienes frente a ti un compromiso con tu Memoria ¿Cómo te gustaría recordar el día más Feliz de tu Vida?

Todo pasa… ¿nada queda?

 

DSC_3892+

Comentarios

comentarios

Olvera, “puerta” de la Ruta de los Pueblos Blancos, se viste de gala en un día tan especial en las vidas de Mª José y Ernesto.
Sus calles se engalanan de Felicidad para dar cortejo a esta pareja, callejuelas que deambulan desde la casa familiar de la novia, donde el vaivén de las horas se estremece ante su belleza, hasta llegar al hogar que acoge al novio, sereno, feliz, seguro de sus próximos pasos.
Y con la alegría prendida en el pecho, los novios llegaron a la Iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación, donde el Sí, Quiero retumbó desde lo alto de la montaña. Y las puertas se abrieron y los globos volaron para llevar la buena nueva, y el Castillo se vió asaltado por los nuevos esposos.
El día que se conocieron, sus vidas cambiaron, el mundo gira, pero solo al ritmo del Amor, por eso Mª José y Ernesto, desde aquel día, desde aquellos primeros instantes ya recorrían sin saber el camino que les llevó hasta aquí, hasta el Día más Feliz de sus Vidas.

 

Comentarios

comentarios