DIVINA PEPA

Llegado el momento

TITULO BOUDOIR

Como cada mañana, entré en mi correo para contestar mails pendientes y organizar la agenda diaria.

Ese día, un mensaje entrante llamó mi atención; el mensaje de una mujer que me cogía de la mano y me acercaba en pocas líneas a su realidad, me transportaba a través del deseo, a un lugar, conocido y hermoso para mi…desconocido e inquietante/ilusionante para ella.

Había llegado el momento, su momento: quería regalarse, quería vivir una aventura única, estaba preparada para adentrarse en una misteriosa senda y así sentir en su propia piel la “Experiencia Boudoir”.

 Divina Pepa

Pepa es una mujer que desea celebrar la persona que es hoy, sin despreciar un pasado que se ha convertido en la base de este presente tan real del que disfruta día a día. Pepa es una mujer con una sensibilidad extrordinaria, una persona que cree en los sueños, una mujer que ha aprendido que los miedos solo sirven de ataduras y no de salvavidas. Pepa es una mujer coherente que aprendió que la vida no está para verla pasar sino para sumergirse en ella al máximo, porque un tren no pasa dos veces por la misma vía. Para mi, Pepa es una niña de ojos grandes y chispeantes que desea un mundo feliz, un mundo al que ya no trata de organizar y manipular sino uno en el que aprendió que dejarse llevar puede regalarle grandes descubrimientos; un mundo cuyo motor se alimenta con el amor que damos y recibimos y ella, ahora, lo regala a manos llenas sabiendo, además, que todo viene de vuelta.

 

 

Efraen nuestro primer encuentro las palabras fluían, las sensaciones eran recíprocas, y al final, solo quedó la certeza de que nos habíamos convertido en confidentes. A partir de ahí, la magia de la verdad fluyó. Mi particular manera de entender el Boudoir, mucho más que una simple sesión de fotos, comienza con unas semanas previas en las que deseo conocer porqué una mujer desea ser fotografiada en esa etapa vital en la que se encuentra, y esas dudas suponen un punto de inflexión en la vida de mis Divinas. En el caso de Pepa mis preguntas recibían sentidas respuestas, mis retos se convertían en hitos personales, y de esta manera, las primeras etapas de la “Experiencia Boudoir” crearon un marco sensorial para una aventura que estaba ya en marcha. Despúes desarrollamos las mejores versiones de una Pepa: una mujer fuerte, luchadora, y a la vez, frágil y sensible, y cómo no podía ser de otra manera,  una mujer sensual, muy sensual. Y ya preparadas, una vez que Pepa se miró en su espejo interior, era el momento, ya estaba preparada para mirar hacia el exterior. Comienza el viaje, el coche cargado de maletas, y la ilusión como el mejor de los combustibles. Ahora sí, ahora ya todo era dejar fluir la magia.

Me lo he pasado en grande, y el colofón final fue cuando nos fuimos a la playa. El mar estaba
precioso¡¡¡¡ no tenía ni frío ni calor, estaba simplemente…. Disfrutando¡¡¡¡¡ quiero fijar ese
momento para que no se me olvide ni una micra de lo vivido, porque ha sido alucinante”

Pepa

separador+hotel casa califaEn el Hotel La Casa del Califa – Vejer (Cádiz)

El lugar ideal desde el que explorar la costa atlántica (Costa de la Luz) y la sierra de Cádiz

Gracias a James Stuart por su extraordinario trato y su amabilidad siempre.

Gracias a Toñi y a Nuria por hacernos sentir como en casa.

Logo-alarte-900Maquillaje y Peluquería: Alejandra Sánchez y Ana Ruiz. Un equipazo de lujo

LOGO-PEQUEÑO

Estilistas de vestuario: Caridad Galán y Alejandra Díaz de Style Kokoro. Gracias siempre.

separador+

fraseUN VIAJE MARAVILLOSO

Por muchas palabras que ponga, me es difícil plasmar lo vivido durante estos meses. Meses de auto-descubrimiento consciente (creo que siempre estamos descubriendo cosas de nosotras mismas, pero no nos damos cuenta).

Cuando me decidí a vivir esta experiencia, al principio, fue un poco por despecho, energía que me hizo falta para tener la fuerza suficiente para dar este paso. Luego llegó el sentimiento de merecimiento y auto-satisfacción por mi parte. Ya sé que si quiero la luna “me la tengo que bajar yo sola”. No por nada, sino porque por la educación recibida, las películas de mi época, etc.. me hicieron creer a pies juntillas que me faltaba una mitad o una parte, que no somos seres completos sin otra persona. Poco a poco, voy descubriendo que con la persona que más tengo que contar es conmigo misma, independientemente de querer compartir mi vida con una persona maravillosa que me acompaña tanto en mis locuras como en mis corduras.
Este viaje maravilloso, comenzó allá por el mes de junio, cuando nos vimos por primera vez. Enseguida conecté con ella. Con Irene me sentí como si estuviera hablando con una amiga de hace años. Me informó de todo y me fui con muy buena sensación a mi casa.

Luego llegaron los cuestionarios. A veces difíciles por lo de entrar en el interior de mi misma, a veces, dolorosos, por recordar otros tiempos pasados, pero siempre auténticos y necesarios ya que nuestro presente es gracias a nuestro pasado y nuestro futuro será gracias a nuestro presente.
Luego el descanso de agosto, y poco a poco fui sintiendo como un “cosquilleo” que me decía: ¿Dónde vas, loca? Menos mal que ya voy conociendo a mi EGO, que es el que me dice que no sueñe, que no viva, que no me lo merezco, y ya, consigo ignorarlo un poco.

Los días previos a la sesión, estaba de los nervios. Siempre he contado con Irene, y ha estado disponible en todo momento. Cosa que me ayudaba a tranquilizarme. Que si maleta para arriba, maleta para abajo. Me di cuenta que la tensión que tenía no era ya en sí por la sesión, sino porque le quería dar una sorpresa a mi marido, y no podía ocultar más lo que estaba “tramando”. Así que me armé de valor y la noche antes, le dije lo que iba a hacer.

Ha sido un auto-regalo que me ha llegado cuando mas lo necesitaba. Me he sentido muy a gusto y confiada con Irene. La vida me ha dado esta oportunidad de conocer a una persona maravillosa, con mucha vida interior, que le gusta lo que hace, y lo disfruta. Y eso, se nota. A partir de ahí, desde el minuto 0, me entregué a todo lo que me iba a llegar. La sesión de peluquería, el maquillaje. Me encontraba serena y con un sentimiento de amor y agradecimiento a la vida, por lo que estaba recibiendo.

Llegamos a un sitio al que le tengo especial cariño que es VEJER, la ¡¡¡CASA DEL CALIFA¡¡¡ vaya lugar más encantador tenía Irene preparado¡ no podía haber acertado mejor¡ Durante la sesión, estaba muy confiada, y fui descubriendo aspectos de mí que tenía guardados en el baúl de los recuerdos. Poco a poco y con la ayuda de Irene los fui sacando.

Me lo he pasado en grande, y el colofón final fue cuando nos fuimos a la playa. El mar estaba precioso¡¡¡¡ no tenía ni frío ni calor, estaba simplemente…. Disfrutando¡¡¡¡¡ quiero fijar ese momento para que no se me olvide ni una micra de lo vivido, porque ha sido alucinante. Lo haría mil veces mas¡¡¡ este ha sido el mejor regalo que me he podido proporcionar a mi misma, de manera consciente.

Creo que una vez en la vida, nos vendría bien hacer esto. Es como el primer amor. La edad que en principio, lo podía ver como un impedimento, (los prejuicios), no lo ha sido para nada. Me he sentido bella por dentro y por fuera. Lo describiría con la palabra: PLENITUD. Así llegué a mi casa, plena, llena, se me había pasado el día volando. Me sentí escuchada y acogida. ¡¡Fue alucinante¡¡¡

Ahora que hemos llegado al final de este viaje maravilloso, y he podido contemplar el resultado, (que por cierto, lloro de emoción cada vez que lo veo) es cuando comienza el viaje de auto-reconocimiento, satisfacción por haberlo hecho, porque me he visto reflejada en todas y cada una de las fotos. He visto una luz que no creía que tenía, he visto como Irene ha plasmado mi interior, mi sentir. En definitiva, me he visto a mi misma, soy YO la que sale en las fotos, no solo una cara y un cuerpo, sino mi alma, y eso, no se puede explicar con palabras.

Se lo recomendaría a todas las mujeres de mi familia, y a todas las mujeres del universo, que andamos siempre corriendo de arriba abajo y nos cuesta vivir el “aquí y ahora”. Ahora si puedo decir, que me siento DIVINA, como dice Irene. Cuando esté de bajón, solo tengo que mirar las fotos, para sentirme reconfortada.

GRACIAS, IRENE. Por creer en la magia y en los sueños y poner tu granito de arena, ayudando a que seamos un poco mas felices. Tienes un don, y lo sabes.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.
PEPA, enero 2019.

¿Queréis que cuente vuestra historia?

Elegid uno de los siguientes formularios para contactar conmigo, según estéis interesados en fotografías para vuestra boda o para otro tipo de evento. Indicad claramente vuestros datos y contactaré con vosotros a la mayor brevedad.

¿Os casáis?

Sólo para comprobar que sois reales, por favor escribid este código:

captcha

¿No es una boda?

¿En qué tipo de sesión fotográfica estas interesado/a?

Sólo para comprobar que eres real, por favor escribe este código:

captcha

Comentarios

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This