TERESA LORENZO

"Una aventurera incansable"

Teresa Lorenzo es un mapa hecho mujer. No solo un mapa viajero sino una hoja de ruta existencial, un viaje a la esencia, una aventura retrospectiva al interior de uno mismo. La blogger de viajes chipionera refleja en su mirada todo un mundo por descubrir. Y nosotras, desde Miradas de Mujer, hemos querido viajar con ella. ¿Te vienes?

Hoy te damos un espejo para que te contemples, ¿Qué ves en él?

En ese espejo veo a una mujer feliz, inmensamente feliz. Sí, suena casi irreal en estos tiempos que corren pero tengo mucha suerte de serlo y sobre todo de reconocerlo. Mucha gente es feliz y no lo sabe. Recién superado el escalón de los cuarenta no necesito florituras superfluas. En cualquier mínimo detalle se encuentra la felicidad. Una mirada, un abrazo, una experiencia… la felicidad puede estar en cualquier parte, solo hay que saber sentirla. Es algo más espiritual que material.

De niña era muy tímida, pasaba siempre desapercibida, no me hacía mucho notar. En un rinconcito de mi interior siempre se ha escondido algo que no dejaba conocer a los demás. Ahora todo ha cambiado. Soy una mujer muy accesible y abierta. Soy muy amiga de mis amigos y rechazo totalmente a las personas tóxicas y negativas. Soy extrovertida, independiente, inquieta, muy positiva, alegre y aún teniendo inseguridades, como todo el mundo, pienso que soy una persona muy segura de mí misma. Sé lo que quiero e intento hacer todo lo que está en mi mano para conseguirlo.

Soy una mujer muy activa, con miles de proyectos en mi cabeza, con muchas ganas de ver mundo y de no quedarme sentada de brazos cruzados mientras pasa el tren de la vida. Esto solo se vive una sola vez y hay que exprimir hasta la última gota.

Soy muy radical con mis ideas, las defiendo a más no poder. Soy muy sensible, me duele mucho la injusticia que hay en el mundo. No tiene mucho sentido lo que está pasando. No me gusta nada la violencia y la desigualdad social, así no se llega a ninguna parte.

 

Has hecho de tu pasión tu profesión: Blogger de viajes. Pero hasta llegar aquí has recorrido miles de kilómetros ¿Cómo has llegado a ser una blogger?

Realmente mi trabajo es otro, pero se puede compatibilizar. Trabajo en el despacho de mi marido en horario matinal. Él es abogado y me llevo toda la mañana sumergida en demandas, fotocopias, agenda, teléfono…Puede sonar aburrido, pero a mí me gusta lo que hago. Es muy satisfactorio saber que contribuyes a ayudar a la gente a solucionar sus problemas.

Como tú has dicho también me dedico profesionalmente a ser blogger y  contestando a tu pregunta, para mí ha sido muy fácil. Si realmente te apasiona algo, puedes hacerlo. Solo tienes que proponértelo y creer en ti. Tienes que dejar a un lado los estereotipos y el qué dirán. Lo que más trabajo me cuesta es disponer de tiempo para dedicarme a ello pero queriendo se busca de donde no hay.

Entiendo que para ser una blogger de viajes tienes que tener la mente abierta y aprender todos los días. Lógicamente tienes que viajar para poder escribir sobre ello. Para hacer un post tienes que informarte mucho sobre los sitios que visitas. Tienes que empaparte de la cultura del lugar, de las gentes, de su gastronomía, de todo… Yo escribo solo sobre experiencias vividas.

También es importante rodearte de gente competente y profesional. Yo he tenido suerte. Estoy muy agradecida a todos los amigos que me han ayudado en este proyecto. A Estudio Quince por la imagen renovada de mi blog, a Curro Sánchez por sus maravillosas fotos, a Debra Dorn por su inestimable ayuda… Entre todos hemos conseguido que mi blog tenga una estética y una personalidad única que me encanta.

¿De dónde viene el nombre de tu Blog “El faro de la Jument”?  ¿Qué quieres conseguir con tus post?

No eres la primera persona que me hace esta pregunta, y es que el nombre no suena a blog de viajes, jejeje ¡ Te cuento!

Me encanta el cine francés y hace algunos años tuve la suerte de ver la película “El extraño” de Philip Loriet. Esta película fue rodada en la Isla de Ouessant, en La Bretaña Francesa. El argumento y trama de sus personajes se arremolina en torno al “Faro de la Jument”, uno de los cinco faros de la Isla de Ouessant. Sus protagonistas son los fareros de “La Jument”, que pasan largas temporadas en este faro enclavado en el mar sin pisar tierra. La belleza de esta isla tan agreste, sus faros, sus acantilados y el fuerte carácter Bretón de sus gentes, hacen que Ouessant se asemeje a la isla del fin del mundo.

Después de ver esta película, sentí que la isla me llamaba, que tenía que conocerla. Así que en las siguientes vacaciones lo tenía todo preparado para visitar este agreste y desconocido lugar.

En un paraje apartado, muy tranquilo y de gran belleza junto a los acantilados de Calgart, alquilamos una casita Bretona durante una semana. Con dos bicicletas nos recorrimos la isla. Era nuestro medio de transporte en una isla casi sin coches.

Uno de los lugares que primero visitamos fue la Punta del Pern, uno de emplazamientos salvajes que aparecen en la película. Desde ese lugar se ven el Faro Nividic y el Faro de la Jument. Con un picnic improvisado frente La Jument, decidí que mis experiencias tenía que plasmarlas en un cuaderno, que no me podía quedar para mi sola estas vivencias. Además en ese lugar sentí libertad, felicidad, algo realmente apasionante. Quizá fue un cúmulo de situaciones, estaba muy sensible…. Allí, a solas con mi marido y con un pequeño polizón en mi vientre, mi hija Violeta, comencé a crear en mi cabeza este blog. Ese fue el minuto uno de esta bonita historia, el blog de viajes y gastronomía “El Faro de la Jument”.

A tu pregunta de qué quiero conseguir con mis post, es muy simple. Quiero dar a conocer que viajar no es conocer solo los lugares que señalan las rutas turísticas. ¿Quién no ha vuelto de unas vacaciones queriendo otras vacaciones de lo cansados que regresan? No, viajar para mí no es eso. No hay que verlo todo porque sí. Si quieres conocer realmente una ciudad nueva para ti, debes alejarte de las rutas turísticas establecidas. Hay mucho más aparte de los monumentos repletos de turistas haciendo cola para entrar y posando para la típica foto. Con mi blog quiero conseguir que la gente, en primer lugar disfrute con mis historias y experiencias, y sobre todo de que descubran que hay otra forma de viajar. Mi objetivo es que mis lectores aprendan a sentirse viajeros, no turistas.

Una de tus frases favoritas “el mundo es un libro abierto, si no has viajado, solo has leído la primera pagina”. ¿cuántas paginas has leido tu?

Aún creo que voy por la segunda o tercera página, pero metafóricamente hablando, el libro de mi vida tiene miles de páginas. Aún me queda mucho por recorrer. Harían falta mil vidas para llegar a todos los lugares que quiero conocer. Quiero viajar sin prisas, sin reloj, despacito, solo así te encuentras con la esencia de los lugares.

¿Se ha convertido viajar en tu modo de vida o en un hobbie?

A ver… Cuando algo te gusta mucho, comienza siendo un hobbie, pero poco a poco hay señales. En mi caso me indicaron que tenía “la enfermedad del eterno viajero”. Si, como lo oyes. Viajar puede llegar a ser una enfermedad, una droga. Cuanto más viajas, más quieres viajar.

¿Cómo te das cuenta de que sufres este síndrome?

Cuando al lado de tu libro de cabecera siempre hay una guía de viajes.

Cuando vuelves de viaje y te preguntas a ti misma cual será el próximo.

Cuando te llevas todo el año pensando en compatibilizar tu trabajo y buscar fechas libres para poder viajar. Cuando por muy distintas que sean mis conversaciones, terminan dirigiéndose hacia los viajes. Soy incapaz de hablar sobre algo sin relacionarlo con alguno de mis viajes. Si alguna amiga mía lee esta entrevista sabrá de qué hablo, soy muy pesada. Siempre con la misma cantinela viajera.

Cuando tú te lo guisas y tú te lo comes. Personalmente nunca contrato a ninguna agencia para que me ponga el viaje en bandeja y lo organice todo. Viajar no es solo hacer la maletas y disfrutar del viaje. Viajar para mí comienza cuando lo organizo. Desde el minuto uno de la planificación de un viaje lo estoy disfrutando, casi tanto como cuando ya estoy allí físicamente. Eso forma parte también del viaje.

Y respondiendo a tu pregunta: , definitivamente VIAJAR se puede convertir en un modo de vida.

¿Qué te aportan los viajes? ¿Qué aprendes de ellos?

Hay quien piensa que viajar es una pérdida de tiempo, pero qué va, es una de las mejores inversiones que podemos hacer.

AMPLIO HORIZONTES. Cuando viajo amplío mi perspectiva. Te das cuenta que no hay una única forma de ver las cosas, de que en otros lugares viven de forma diferente a como estás acostumbrado. Todo aquello que viste estando de viaje hace que vuelvas distinta. Ampliando horizontes he ganado una nueva visión del mundo y los acontecimientos que pasan en mi vida puedo valorarlos de manera más objetiva.

HE GANADO CONFIANZA. Cuando viajo a otro país me veo inmersa en otro entorno desconocido para mí. Esto me obliga a estar en continuo proceso de superación de desafíos. Viajar es el perfecto ejercicio para trabajar tu confianza y perder la timidez. El viaje está lleno de retos, en especial si viajas sola o con tu pareja.

CRECES COMO PERSONA. Conocer gente nueva, chapurrear otro idioma, familiarizarte con otra moneda, aclararte con los medios de transporte, encontrar sitios buenos para comer…Viajar a lugares nuevos te enfrenta a desafíos diferentes a los de tu vida diaria, te aleja de tu zona de confort y te hace crecer como persona.

CONOCERTE MEJOR. En nuestra vida diaria, estamos tan inmersos en nuestros trabajos, hijos y demás que no tenemos tiempo de reflexionar sobre qué queremos en la vida. Viajando se suele desconectar de las ocupaciones y la rutina, así que tenemos la excusa perfecta para conocernos a nosotros mismos. Y el autoconocimiento es una de las claves para ser feliz.

APRENDER Y DISFRUTAR RELAJADAMENTE. En un viaje todo es nuevo, todo te llama la atención. Constantemente y sin quererlo estás acumulando información. Al viajar descubrimos y experimentamos cosas nuevas que hacen que disfrutemos de la vida de un modo distinto a como estábamos habituados, más relajados.

EXPERIMENTAR OTROS SABORES Y OLORES. La comida es una parte importantísima en mis viajes. Cada pueblo, cada país, tiene una cultura diferente en su gastronomía. Mi maleta siempre vuelve cargada de especias y alimentos de los lugares que visito. En casa suelo cocinar lo que como cuando estoy de viaje. A veces cierro los ojos, y ese sabor y olor me transporta a ese lugar, así que con la comida también se viaja.

De todos los lugares que has visitado ¿con cuál te quedas?

Me siento muy a gusto en La Bretaña Francesa, allí me siento como pez en el agua, aunque tengo que mejorar muchísimo mi pésimo francés.

Es una región muy atractiva para visitarla en verano. Sus gentes han sabido conservar su arquitectura popular, no como por estos lares. Hay pueblos en los que el tiempo se ha detenido. Aldeas y pueblos con casas completamente de granito, con sus ventanas pintadas de azul, dejando ver el interior tras los visillos blancos muy peculiares de esta región. Las casas están rodeadas de jardines con altísimas y coloridas hortensias. Es un placer para los sentidos recorrer las carreteritas de esta región. Recomiendo encarecidamente descubrirla en coche.

Su costa es muy escarpada y presenta una infinita variedad de acantilados, islas y arrecifes. Por eso está repleta de señales marítimas, sobre todo de faros, que ya sabéis que me encantan.

La gastronomía es brutal. Como a casi todo el mundo, me encanta el marisco. En La Bretaña hay mucho, así que es muy asequible para todos los bolsillos. Las ostras se venden hasta en los kioskos y la sidra Bretona está muy rica.

En mi blog tengo muchas entradas de la Bretaña Francesa, si eres seguidora te habrás dado cuenta.

Como experta en viajes dinos 5 cosas imprescindibles que echar en la mochila

1- OPTIMISMO. Para viajar hay que dejar en casa el negativismo. ¿Para qué vamos a arrastrar al viaje algo que nos pesa? Hay que ser siempre optimista, sonreír y pasarlo bien.

2- MENTE ABIERTA PARA APRENDER.  Hay que ir siempre con la mente  abierta, dispuesta a aprender de las experiencias que te toquen vivir.

3- LA CONCIENCIA DE UN TURISMO SOSTENIBLE. El turismo es ya una importante base de la economía mundial. Tenemos que ser conscientes de que cada vez se va perdiendo la autenticidad de la cultura de los lugares que visitamos, perdiendo la esencia que se termina convirtiendo en un interés más bien comercial. Debemos llevar en la mochila la conciencia de disfrutar de esa autenticidad que queda, sin abusar de la gente local, de los recursos y sobre todo, respetando el medio ambiente.

4- UN CUADERNO. Como blogger, llevo siempre un cuaderno que uso a diario para ir anotando datos de los lugares que visito. Durante un viaje acumulas muchísima información que debe servirte después para escribir los artículos en el blog con mayor precisión. Cualquier dato cuenta.

5- CAMARA DE FOTOS. Para captar el momento y poder aportar imágenes sugerentes al blog. Un blog de viajes debe tener un amplio contenido fotográfico. Además, y esto es importante, llevar muchas baterías y una buena tarjeta de memoria.

¿Se puede viajar en lowcost? ¿cuáles son los trucos para viajar mucho y gastar poco?

No existe una varita mágica que te haga disfrutar de viajes baratos, pero si hay muchos trucos.

Si tu opción es viajar en avión debes tener flexibilidad de fechas, solo así puedes conseguir vuelos baratos. Olvídate de fechas clave como Navidad, Semana Santa o temporada alta.

Si viajas en coche, como casi siempre viaja la familia del Faro de la Jument, debes reservar hoteles solo para pernoctar en una escala. Una vez has llegado a tu destino, la mejor opción para una familia es alquilar una casa o apartamento mediante las muchas webs que se dedican a ello. Para conseguir las mejores casas o apartamentos debes hacer la reserva con una antelación mínima de 6 meses. Debes elegir la casa más o menos en medio de la región que quieras visitar, la utilizarás como campamento base para conocer la región moviéndote en tu coche. Las que tenemos hijos sabemos que en cualquier momento tenemos que calentar un biberón o hacer una cena ligera y realmente hacerlo en un hotel no es posible. En la casa debes sentirte como en tu casa o mejor que en ella. Una casa que te transmita bienestar y tranquilidad y sobre todo que disponga de un rinconcito para ti, para disfrutar de una buena lectura. Haciéndolo así te da la sensación de vivir como un local, dándote la oportunidad de conocer más a fondo la esencia de los lugares, a un precio más asequible y más cómodo que un hotel.

Para ahorrar en la comida cuando estás viajando recomiendo alejarse de las rutas turísticas. En las zonas turísticas de las ciudades se come mal y caro. Cuando viajo me atraen mucho los restaurantes familiares, normalmente tienen una cocina elaborada a base de productos frescos de temporada y a un precio asequible. Últimamente han habilitado los mercados de los pueblos y ciudades como “mercados gourmet”. Comiendo en ellos descubres auténticos sabores locales y a precios normales.

Eres mamá de dos pequeñas y siempre las llevas contigo. ¿Cómo compatibilizas cole, hogar, trabajo y viajes? ¿qué te aporta viajar con tus hijas? ¿cómo se ven los viajes a través de su mirada?

Compatibilizar la vida familiar con todo lo demás es lo más difícil. Al final del día te das cuenta de que la jornada ha sido una prueba de obstáculos. Aparte de que los hijos no vienen con un libro de instrucciones bajo el brazo, tienes que apañártelas para que durante el día todo fluya sin ningún problema.

Soy madre trabajadora y he podido conciliarlo porque mis hijas han ido a la guardería desde los cuatro meses. En casa tengo ayuda, pero tengo que apañármelas para poder hacer la comida diariamente después del trabajo. Por las tardes estoy con mis niñas. Las abuelitas también forman parte de esta historia. La abuela Teresa y la abuela Isabel han aportado mucho. También tengo la suerte de que mi marido, Luis Miguel, siempre ha colaborado para que todo sea más llevadero; sin él nunca me hubiese involucrado en el proyecto de mi blog. Él es mi otro yo. Normalmente escribo por las noches o los fines de semana que es cuando puedo disponer de más tiempo.

A tu pregunta de que me aporta viajar con mis hijas. Nunca hemos dejado a Violeta y Olivia en Chipiona cuando salimos de viaje, ellas siempre vienen con nosotros. Para muchos viajar con niños pequeños es complicado y ni siquiera se lo plantean, pero tener hijos no es un obstáculo para viajar. Solo hay que saber adaptar el viaje a las necesidades de los pequeños. Lo demás viene solo, créeme, yo lo disfruto mucho. Un viaje es una bonita experiencia, pero sobre todo es una oportunidad de disfrutar de tus hijos. Entre casa, trabajo, colegios….la vida que llevamos durante todo el año es un no parar. Las vacaciones sirven para conocernos mejor, haciendo actividades juntos, conociendo lugares nuevos e interactuando con ellas. Viajar nos sirve para profundizar en el conocimiento de las niñas compartiendo recuerdos imborrables que van a perdurar toda la vida. Los niños son esponjas, aprenden fácilmente. En todos los lugares que visitamos hay parques infantiles, da gusto verlas jugar con niños de otras nacionalidades, para ellas no existe el obstáculo del idioma, no lo necesitan. Un niño que viaja, será en un futuro más tolerante.

A la pregunta de cómo se ven los viajes a través de su mirada, te diré que la imaginación de los niños puede ser un gran aliciente en el viaje para los adultos. Ellos ven las cosas de forma más divertida que nosotros. Te pongo varios ejemplos.

Si visitamos un castillo, en todo momento Violeta y Olivia están buscando en qué lugar se esconde “Ben duende y la princesa Holly”. Los que tenéis hijos sabréis que hablo de unos personajes de unos dibujos animados. Para nosotros visitar castillos es una actividad divertida, jugamos con ellas a buscar a los personajes de los dibujos animados y realmente la visita se hace muy amena, nada pesada.

Otro ejemplo, ante cualquier situación que se nos presente en el viaje Violeta, siempre asemeja esa situación con algún capítulo de “Caillou o Peppa Pig”.

También hay que saber que a todas partes no se puede ir con niños. Recuerdo hace dos años que asistí a una obra de teatro en el Shakespeare´s Globe Theatre de Londres junto con mi amiga Debra y mi hija Violeta. Ella tenía dos años y desde que empezó la obra no paró en ningún momento. Me llamaron la atención varias veces hasta que me echaron literalmente del teatro. Los ingleses son muy rectos con este tema, pero realmente es que debí ser consciente de que no se puede llevar al “Shakespeare´s Globe Theatre” a una niña de dos años. Una y no más. Al final quedó en una anécdota más del viaje ¡¡Y es que no todo el mundo puede decir que fue expulsado del Globe de Londres con dos años!!

Viajar con niños es una experiencia muy divertida. Desde mi blog doy muchos consejos para viajar con los más pequeños de la casa.

¿Cómo y dónde te ves cuando seas viejita?

No sé si cuando sea viejecita tendré la energía para seguir viajando pero si físicamente mi cuerpo me lo permite me gustaría dar la vuelta al mundo, sin prisas, sin reloj, muy despacito.

Si mi estado físico no me lo permitiera y tuviese que elegir un lugar, sin duda me compraría una casita en “mi isla”, la Isla de Ouessant. Allí seguiría escribiendo, un libro quizás, no lo sé. Lo que sí sé, es que me iría a Ouessant a buscar el silencio.  

Con el tiempo, cuando miras hacia atrás, te das cuenta de que se valoran más las experiencias vividas que lo material acumulado. Son las experiencias las que enriquecen la vida, no los bienes.

AGRADECIMIENTOS

Peluquería Pontwapa Elisabeth Bedoya

Maquillaje Tere Estética

Chiringuito La Manuela : Manuel Martínez

Atrezzo: Mercedes Gil, Angel Vidal Martínez

“Miradas de Mujer” es un espacio dedicado a la Mujer de hoy.

Una mujer que busca incansablemente respuestas, que agota las horas del día afanandose en ser feliz. De la mano de la escritora Ana Gamero y con las fotografías de Irene Vélez aprenderemos a mirar a través de sus ojos, a través de sus vidas.

Irene Vélez.

Fotógrafa

Ana Gamero Galvez. Periodista y escritora

Comentarios

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This