Memorias de Amor

,
Memorias de Amor

Volver al lugar de origen es como reencontrarse con uno mismo, por eso Miriam y Antonio tienen en Sanlúcar su rincón especial del mundo más allá de las fronteras de la Capital.
Y así, volver para desconectar del mundo, correr aventuras, recorrer el mar de trigos que dibuja el paisaje, da sentido a todo.
Y así, regresar para olvidar el ruido y zambullirse en jardines olvidados por el tiempo, dejando espacio a los besos susurrados.
Y así, erigirse como la princesa y el príncipe prometidos que otean el horizonte de Doñana desde el Castillo olvidado.
Y así, volver a conectar con el mundo, pisar la Feria de la Manzanilla y recorrer sus calles como dos enamorados ajenos a miradas, unidos por dulces momentos, volviendo a sentir como niños dejándose llevar.
Y al final, la torre más alta del reino, es testigo de la magnitud de ese sentimiento que un día nació entre Miriam y Antonio y el atardecer los acaricia y les regala el más preciado de los tesoro: la memoria de volver una y otra vez a recordar porqué su Amor lo puede todo.

 

Comentarios

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This