Mi Mirada

Cuando me entrevisto con una pareja hago mucho hincapié en un concepto que para mi es fundamental: “la visión del fotógrafo”, que yo traduzco como “mi mirada”. Este concepto genérico es el modo en el que yo veo el mundo, cómo me siento respecto a lo que observo y cómo interpreto su significado.

UN FOTÓGRAFO NO ES UN “DISPENSADOR” DE IMÁGENES

Cada mirada es única, única como personas hay en el mundo, ante una misma situación, ante un momento idéntico, diez personas, tendrán diez versiones diferentes, diez perspectivas auténticas, diez emociones distintas.

Para mi, la fotografía de bodas ha evolucionado a lo largo de los años hacia la búsqueda de “la mirada”. Ahora, muchas parejas no solo buscan “zafar” del tema fotos, muchos tienen una amplia cultura visual y quieren una mirada que se asemeje a las suyas, y que además les sorprenda y les emocione.

CADA MIRADA CONTIENE UN MILLÓN DE INGEDIENTES

Cada mirada es como un caleidoscopio de vivencias, sensaciones y emociones aderezado con los libros
que leemos, con los viajes que hacemos, con las pelis que vemos, con las revistas que compramos, las exposiciones que visitamos, con las fotografías que nos impactan. Así como todo aquello que a lo largo de nuestra vida ha supuesto un hito.

La suma de todo lo que conforma mi vida es lo que determina mi mirada, y es por ello que entiendo que es un concepto vivo y en constante evolución. No vale solo lo que ya sé, por ello, debo seguir aprendiendo, sintiendo, entendiendo, ir siempre refrescando mi mirada y así hasta el infinito.

Cuentan una anécdota sobre Picasso que, estando en un restaurante, se le acercó una mujer y le pidió un dibujo para su hija, la cual era muy admiradora del artista. Picasso garabateó un dibujo en apenas unos segundos y, entregándoselo a la mujer, le pidió una importante suma de dinero. La mujer, un tanto sorprendida, señaló: “Si apenas ha tardado en hacerlo…”. A lo que el pintor le respondió: “Efectivamente, he tardado unos segundos en hacerlo; pero llevo toda la vida aprendiendo para poder hacerlo”

“Mi mirada” es una evolución constante de mi forma de entender lo que sucede a mi alrededor, es mi particular manera de expresar lo que siento, es la traducción de mi relación con la pareja a la que fotografío.
Después la historia que voy a contar es la esencia, es el mensaje y el modo en el que lo transmito viene determinada por las herramientas que requiero utilizar. Cada imagen es un ejercicio constante para crear una narración.

TODO AQUELLO QUE ELEGIMOS INCLUIR EN EL ENCUADRE ES LO QUE ESTAMOS DICIENDO QUE ES LO MÁS IMPORTANTE

Mi cámara fotográfica es mi herramienta para contar las historias, por muy cara que ésta sea, por muy elevado que sea el precio de los objetivos, por muy rápidas que sean las tarjetas de memoria, éstos elementos solo son meros transmisores de una orden: las cámaras no hacen las fotografías.

Es el conocimeinto de la luz, el momento, el entorno, la experiencia, la comunicación, el detalle, la composición y por supuesto la mirada, la que recrea un sentimiento vivido en el presente y lo convierte en un recuerdo para toda la vida, que no solo te transportará a ese mismo momento una y otra vez, sino que conseguirá que vuelvas a vivir aquella emoción.

La mirada de un fotógrafo es algo personal e instrasferible y quien confía en mi mirada para crear sus recuerdos de familia sabe que dentro de mi llevo todo mi arsenal emocional y profesional para ser capaz de traspasar el momento fugaz y convertirlo en eterno.

Comentarios

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This