boda-amiga

Dicen que quien tiene una amigo, una amiga, tiene un tesoro, y el mundo bodas esa amistad tiene aún un peso más emocional.

Cuando das el paso hacia lo que será tu Gran Día la felicidad que sientes se multiplica al comunicarlo a los que más te quieren y siempre hay una persona especial que sabes que lo siente como suyo. La amistad es un valor en alza con el paso de los años. Al principio de los tiempos prima la cantidad sobre la calidad, cuantos más mejor. Pasito a pasito tus gustos, tus ideas, tus principios se van reencontrando con los de quienes son más afines a ti. También es verdad que. en ese camino llamado vida, acabas descubriendo que en tiempos de bonanza los grandes momentos se viven en multitud y cuando la tormenta arrecia son menos las manos que pliegan las velas.

Y cuando llega el momento y  comunicas al mundo que ¡ NOS CASAMOS¡ Tu mejor amiga siente un vuelco en el corazón por la felicidad compartida.

Hoy queremos agradecer a esa mejor amiga su forma de ser, de quererte y de vivir lo que para ti será el día más especial de tu vida. Porque los vítores llevarán tu nombre pero en tu regazo quedará por siempre impregnado el aroma de ese amor tan incondicional que siempre te regala con cada sonrisa, con cada lágrima compartida.

57575369ba7c1b8a934c1bc2f88bd411

 Irene Velez

El día de la boda, para cada novia, es uno de los días más importantes de su vida. Después de semanas, meses preparando todo para que nada falle. Pues la noche anterior, cuando ya realmente te das cuenta de que está ahí, no se pueden evitar las mariposas en el estómago.

Cuando llegué a su casa para prepararnos no podía creer, siendo tú como eres, lo tranquila que estabas. Después de tanto tiempo, de los cambios e infortunios, cuando nos dijisteis que os casabais en septiembre.

simbolo-infinitoEn ese momento yo pensé: ¡Ay, mi Belencita, va a esta la pobre atacada¡ Y nada más lejos de la realidad. Allí estabas tú, preparando tu café, tan tranquila, aún a pesar de haberte dormido (este secreto a lo mejor no lo sabía nadie). ¿Cómo alguien puede dormirse el día de su boda?Eso solamente puede ser la señal de la tranquilidad que tenías encima.

Cuando, ya hecha la ‘mise en place’ estética, volví con mis mejores galas y te vi a ti con las tuyas, ahí comenzó toda la emoción que tuvo ese día. No sé porqué, bueno, en realidad, sí, porque sabes que te quiero. Era mirarte y emocionarme, llorar como una magdalena. Cuando te vi llegar al Santuario, en ese día tan maravilloso, irradiando esa felicidad por los cuatro costados, se me puso un nudo en la garganta que ya no se fue en todo el día. Todo salió a pedir de boca, se podía respirar todo el amor, la alegría, el recuerdo, la felicidad, la emoción, la complicidad, la amistad…Los buenos momentos, los que pasamos rodeados de la familia y los amigos, aunque siempre nos falte alguien que nos haga mucha falta, son los que nos hacen vivir. Será uno de esos días que quedan en la memoria para siempre ¡¡¿Cómo olvidarlo?¡¡

SORPRESA, SORPRESA

Me encontraba en casa, dándole el biberón al pequeñín cuando se presentaron Cristi y Víctor. Colocaron una bolsa roja preciosa delante de mi. El contenido me dejó sin palabras: una carta y un regalito. La carta era el mensaje más emotivo y especial que jamás había leído y cuando abrí la caja del regalito pude leer: “¿Quieres ser testigo de nuestra boda?” acompañado de un precioso bolígrafo. El abrazo que nos unió a continuación fue gigante y a mi el corazón me iba a estallar de felicidad. Meses más tarde los testigos y los novios acudimos a la ‘toma de dichos’ y al acabar los novios nos prometiero una termomix y debo decir que mes y medio después de la boda ¡aún seguimos esperándola¡

EL DÍA ‘B’

Llegó el día, me dirigía, increíblemente nerviosa, a casa de Cristi, allí estaba toda la familia y juntos comenzamos a disfrutar ya de esa felicidad y de esos nervios. Al entrar en la habitación de la novia la encontré radiante y preciosa. ¡Cómo describir con palabras lo que sentí en esos momentos¡ Le di un abrazo, sobraban las palabras. El resto fue pura magia.

DAMA DE HONOR

Cuando Cristi me preguntó aquella noche en el Tritón si quería ser dama de honor de su boda, me hizo sentir la persona más especial y querida del mundo y a esto, hay que añadirle que fue unos momentos mágicos en la que su felicidad era la nuestra y sus preocupaciones también. Meses más tarde Cristi nos envió un mensaje al grupo de whatsapp de damas y nos pidió que pusiéramos fecha para una sorpresa que nos iba a dar. ¡La espera se me hizo eterna¡¡ Llegó el día y en su casa había montado un gran desayuno y al fondo, podíamos ver unos grandes bultos tapados con mantas. Al destaparlo…no supe cómo atinar: era una gran cesta con cositas especiales personalizadas para cada una de nosotros y el bolso que llevaríamos el día de la boda. Fue emocionante.

LA ÚLTIMA CENA DE SOLTEROS

La noche previa a la boda, estábamos cenando todos los amigos con ellos, despidiendo su última noche de solteros. En la despedida nos dimos un fuerte abrazo durante minutos y minutos en los que no nos queríamos soltar, ahí es cuando piensas lo importante que es ésa persona para ti, cuando el sentimiento te traspasa la piel y lo vives todo como si fuera en carne propia.

La Boda de mi mejor y gran amiga. Y digo gran porque, a parte de lo alta que es, su corazón es aún más enorme. A pesar de que no llegué a tiempo para verla en su casa, cuando la vi entrar en ese jardín del brazo de su padre tuve que tragarme las lágrimas mientras le cantaba, algo que me pidió ella desde antes de saber el día en el que se iba a casar. ¡Cuánta emoción al verla tan guapísima¡ No faltó un detalle.

Unos novios que estuvieron muy pendientes de sus invitados. Todo precioso, buenísimo; en fin, que daba pena que terminara. Al final acabamos esa noche llevándolos a casa. Y para terminar con mis palabras desear al matrimonio la mayor felicidad del mundo y decirles, que siempre, siempre me tendréis aquí.

 

Yo me quedé sin palabras cuando me preguntó si quería ser testigo de su boda, por supuesto, dije que Sí.

El día de la boda lo viví con muchísimos nervios, tenía alguna que otra responsabilidad y quería que todo saliera perfecto. Una de las cosas más importantes para mí era peinar a la novia, a mi amiga del alma.

Fue una boda en la que no faltó un detalle, preciosa, emocionante, divertida…lo que se conoce como un día espectacular que además nunca olvidaré. Os quiero pareja.

Mi prima Tere Cotán para mí es más que una prima, es una hermana y una gran amiga. Sé que puedo contar con ella para todo lo bueno y para lo malo, al igual que ella conmigo. Nuestra relación comenzó desde que yo tenía un año y tres días, que es el tiempo justo que nos llevamos y creo que la conozco mejor que ella misma.

Sé de sobra la ilusión que ella sentía por que llegase el día de su boda, así que cuando me dijo que se casaba el 27 de octubre del 2012 no me lo podía creer. Y aunque la que se casaba era ella yo estaba casi igual de nerviosa puesto que eran muchos los preparativos que teníamos que hacer antes del gran día.

LA BODA

Y entonces llegó el Gran Día, el 27 de octubre de 2012. Esa mañana me puse el despertador bien temprano, pero realmente, no hizo falta que sonase ya que mis nervios me despertaron antes. Me dirigí a la iglesia para adornarla con toda la ilusión y es que ¡era para esa persona tan especial¡. Llegó el momento más esperado, yo iba con mi traje verde agua de dama de honor junto a las demás damas, y allí estabamos todas, esperando a que llegase la preciosa novia, una novia que con tanta ilusión había preparado muchas sorpresas para ese día. El día de su boda, Tere estuvo tan nerviosa que no pudo ni comer y yo la miraba y sufría por verla en ese estado; yo solo quería que disfrutara ese gran día que tanto había esperado. Una vez que dio sus detallas y su sorpresa ya se quedó algo más tranquila. Para mí y para el resto de damas tuvo el gran detalle de regalarnos una pulsera que siempre guardaré con todo el cariño y amor del mundo puesto que me recuerda tantos nervios que pasamos, pero sobre todo, esos momentos vividos junto a ella.

LA DESPEDIDA

El día de su despedida, que organicé con todo el cariño y la ilusión del mundo, fue un día inolvidable para las dos. Lo pasamos genial y eso era lo más importante, que ella disfrutase. No se me olvidará su cara cuando la recogimos en el trabajo para irnos en el tren ¡qué poco se lo esperaba y qué nervios tenía por la incertidumbre¡ La verdad que todo salió mejor de lo esperado y eso fue mi mayor satisfacción.

SU TRAJE DE NOVIA

Otro día muy señalado para las dos fue el día que fuimos a elegir su traje de novia. Nos fuimos mi tía Tere, su madre y madrina, una amiga de ella y yo. Se probó varias trajes, nos quedamos entre dos modelos, pero a ella lo tenía claro y cuando se lo volvió a probar, empezamos todas a llorar abradazas y supimos que ése era su traje. Recuerdo lo felices que hicimos el camino de vuelta comentado lo precioso y elegante que era el traje y la ilusión que yo le veía a mi prima Tere en los ojos. Eso era lo que más feliz me hacía.

EL BAILE SORPRESA

El recuerdo de ese baile no lo olvidaré jamás. Jacobo, su ya marido y ella comenzaron bailando una melodía lenta para después darle más emoción y ritmo al momento con un baile conjunto en que participamos sus damas y sus amigos. Fue divertido e inolvidable. Y así continuó una noche que no olvidaremos jamás.

Te quiero hermana, amiga y prima. Volvería a vivir ese día una y mil veces

El Día de tu Boda es muy especial y tu mejor amiga estará allí para que sea aún más grande.

Comentarios

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This